Seleccionar página

Recuerda que somos Cerrajeros
Cuando se está haciendo algo fuera de la casa, ya sea en el jardín o en el patio, algunas veces ocurre que se cierra la puerta por descuido o simplemente por accidente, lo que hace que las personas se queden del lado de afuera fuera y sin tener manera de comunicarse con alguien que tenga una segunda llave para abrir la puerta y poder entrar.
En estos casos, si se tiene una ventana de macuto o de algún otro material, es muy fácil abrir la puerta ya que no tiene seguro; pero en estos casos, tratar que nadie le esté viendo para evitar tener contratiempos con visitantes de lo ajeno.
¿Qué Hacer En Estos Casos?
Mantener siempre la calma, ponerse nervioso no trae nada bueno.
Abrir la ventana lentamente para evitar dañar cualquier parte de ésta o quebrar algún vidrio.
Sacar uno, dos o tres, según sea la extensión y gordura del brazo para poder llegar hasta la cerradura.
Tantear poco a poco el camino y con calma, tratando de arrodillarse para que pueda estar a la altura de la manilla de la puerta.
Cuando sienta la manilla de la puerta, hale con suavidad y listo, tendrá la puerta de su casa abierta. Es bueno que le ponga algo para que no se le cierre de nuevo.
Al estar dentro de la casa, volver a poner los vidrios en la ventana de nuevo, cerrarla y asegurarla para que no pueda ser abierta por alguien de afuera.
Tener siempre presente que prevenir es mejor que lamentar, pero si esto le ocurre, esta es una buena idea que puede tener para esos momentos en que suele pasar estos accidentes, que por una cosa u otra escapa de las manos de cualquiera.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookie

ACEPTAR
Aviso de cookies